BLOG COMINTER


Más filtros de búsqueda en el icono superior a esta lupa.
Auge de la Leishmaniosis

Los mosquitos verdaderos crían en aguas estancadas. Algunas especies como el mosquito común y el mosquito tigre prefieren para criar los ambientes urbanos. Esto aumenta el riesgo de picaduras, y sobre todo la posibilidad de transmitir enfermedades.

Por otro lado, los flebotomos crían siempre en el suelo donde haya abundante materia orgánica vegetal. De este modo colonizan también zonas urbanas, como por ejemplo jardines, alcantarillas o solares en los que se acumulen basuras.

La prevención es el medio de control

El control de estos parásitos externos suele ser complejo y difícil de llevar a cabo. La mejor manera de evitarlos es la prevención. 

Tenemos la ventaja de que en el momento actual disponemos de un razonable número de productos eficaces para luchar frente a ellos. Unos tienen efecto repelente y evitan que estos indeseables parásitos les lleguen a picar. Otros los matan cuando entran en contacto con los pelos o la piel del animal tratado. Existen diferentes formatos, de modo que se pueden encontrar en forma de collares, pipetas de aplicación cutánea, pastillas, baños, espráis, etc.

Después de un paseo por el campo es necesario comprobar si el perro tiene parásitos externos

 
Cada forma de uso va a depender del tipo de parásito, de las características de la mascota y de su entorno. En caso de duda los veterinarios indicarán cuáles son los más adecuados para cada mascota.

Protección para toda la familia

Muchos de estos parásitos también pican a las personas y podrían llegar a transmitirnos algunas enfermedades. Proteger a las mascotas que conviven en nuestro hogar es protegernos a nosotros mismos. La prevención siempre será el mejor aliado: debemos ayudar a los clientes a anticiparse a la presencia de los parásitos en sus compañeros caninos o felinos.

La leishmaniosis es una zoonosis, enfermedad animal, y como decimos también transmisible a las personas siendo cada vez más diagnosticada en humanos.

Los datos del último Informe Epidemiológico de Enfermedades Transmitidas por Vectores de 2018 de la Conselleria de Sanitat dela Comunicad Valenciana, la cual es zona endémica,  confirman que no es un fenómeno coyuntural, y que los casos en personas han pasado de 87 en 2013 a 174 cinco años después. 



La tasa de incidencia de esta enfermedad en la Comunidad Valenciana es hoy en día siete veces superior a la media nacional (3,52 casos por cada 100.000 habitantes). El riesgo es mayor para las personas con el sistema inmunitario muy debilitado.

Los hurones y los gatos actúan como reservorios de la enfermedad, pero se trata de una enfermedad grave para los perros y puede llegar a ser mortal.
Se considera una enfermedad crónica; es decir, que una vez contraída, el animal la padecerá durante toda la vida.

¿Cuáles son los síntomas que pueden observarse en un animal infectado?

• Problemas en la piel: descamaciones, caída del pelo, zonas secas.
• Crecimiento excesivo de las uñas.
• Falta de apetito y de vitalidad.
• Adelgazamiento.
• Hemorragias nasales.

 
    

 
Utilizamos cookies para ayudar a proporcionarle la mejor experiencia posible en la web. Al utilizar este sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información
Configuración cookies